fbpx

Nuestro cuerpo es la casa donde habita nuestro espíritu, sin embargo, en ocasiones puede que solo ocupemos la azotea. puede pasar que vivamos inmersos en pensamientos y dejemos de ocupar otras áreas de nuestra casa, quizás nos sentamos a la mesa a tomar una comida, pero no disfrutamos sabores, olores o texturas; o tomamos un baño pero no somos consciente de la sensación del agua al tocar nuestro cuerpo o de lo relajante del chorro al golpear nuestra espalda, esto suele pasar porque vivimos inmersos en los pensamientos y esto en ocasiones no nos permite disfrutar de todo lo que nos ofrece un día ordinario, a saber, olores, sabores, hermosos colores, sin contar toda la gente maravillosa que nos rodea. Muchas veces solo al mirar atrás somos conscientes de lo que pasamos pero es el momento de romper con eso, habitemos nuestra casa de manera completa, cuando te des cuenta que tu mente está en el futuro o en el pasado y no estas disfrutando del presente, céntrate en lo que estas viviendo en el momento, en el aquí y ahora; detente un momento respira profundo un par de veces y empieza a disfrutar de tu existencia.

hola
¿Necesitas ayuda?